Tamaño de letra
Interlineado
Espacio entre palabras
Color de fondo y texto de la página

Mayo


Jorge Isaacs

 

 


De la niñez los días        
       tienen encantos        
que nunca la memoria        
       rinde a los años:        
      Viven conmigo,                               5    
mas risueños y puros        
      siempre, los míos.        

Estanque solitario        
      de agua tranquila        
que el roce de los vientos                  10    
      teme y esquiva,        
       al sol adora        
porque exhalan sus flores        
      por él aromas.        

Entonces nos asusta                         15    
      el viejo coco        
que se lleva a su choza        
      los niños tontos.        
      ¡Felices miedos        
que calman de una madre                 20    
      los dulces besos!        

Cuando yo ya fui hombre        
      de usar caballo,        
varios tuve en mis cuadras,        
      pero de palo.                                25    
      De arma ofensiva        
me sirvieron a veces        
      en las guerrillas.        

Bien hubiera podido        
      montar en Mayo,                         30    
cachorro a todas luces        
      noble y honrado:        
       mas cierto día        
que le probaba un freno        
      tuvimos riña.                               35    

Se acabó, dije, y luego...        
      Era mi amigo,        
compañero de viajes        
      y de conflictos;        
      muy mal pagado,                       40    
pues los hombres son hombres        
      desde muchachos.        

Tuve lo que se llama        
      un buen maestro,        
pero malos amigos,                         45    
      pues tuve un perro:        
       con él al campo        
me fui cuando contaba        
      siete u ocho años.        

Mayo era, según muchos,               50    
      un perdiguero,        
pero nunca perdices        
      vio ni de lejos.        
      Gansos y pollos        
atrapaba en el aire                           55    
      que era un asombro.        

Persiguió como un blanco        
      su propia raza,        
y, como un aristócrata,        
      las negras caras.                      60    
      ¡Pobre mi perro!        
¡De su renta hoy viviera!        
       Nació en mal tiempo.        

En cambio fue el juguete        
      de mis caprichos:                     65    
llevaba mi maleta        
      cuando iba al río;        
      por bien o fuerza        
nadaba tiritando        
      horas enteras.                          70    

Cedí al fin los caballos        
      de mi potrero,        
porque me dieron uno        
      de carne y hueso,        
      que a pocas vueltas                 75    
medir logró conmigo        
      la dura tierra.        

La equitación a pechos        
      tomé, y a Mayo        
hice víctima dócil                            80    
      de mi entusiasmo.        
       Quise que un mico        
cabalgara en el perro,        
      mas él no quiso.        

De mi furor salvole                         85    
      siempre María:        
yo era tan malicioso        
      ¡y ella tan linda!        
      Tal fue mi estrella,        
buscar desde chicuelo                   90    
      uvas y Evas.        

Cuando en mil ochocientos        
      cuarenta y ocho,        
de la casa paterna        
      salí lloroso,                               95    
      en mis mejillas        
llevando de mi madre        
      lágrimas tibias;        

se abrazó de mis botas        
      el pobre Mayo,                        100    
y siguiome en silencio        
      hasta el collado.        
       Su triste aullido        
se oyó cuando se ahogaba        
      el son del río.                          105    

Tras un lustro de ausencia        
      volví: ya viejo        
y perezoso estaba        
      el noble perro.        
      ¡Tan en pocos días!               110    
También eran ya esposas        
       Clara y Lucía.        

Tullido y sordo puso        
      el tiempo a Mayo,        
mas de llorar dejaba                     115    
      viendo a sus amos,        
      y aún en sus ojos        
al verme, moribundo,        
      leíase el gozo.        

Tropeceme una noche                120    
      con su cadáver        
que lamer parecía        
      nuestros umbrales.        
      Su último aullido        
de muerte no escucharon          125    
      ni sus amigos.        

 

1860

 

 Pertenece a: Poesías de Jorge Isaacs, Bogotá, Imprenta de "El Mosaico", 1864. Recuperado de http://www.cervantesvirtual.com/portales/jorge_isaacs/obra-visor/mayo/html/

Cargando...
Cargando...

Eventos

  • octubre
Acerca de este Portal Nexura