Tamaño de letra
Interlineado
Espacio entre palabras
Color de fondo y texto de la página

Río Moro

Jorge Isaacs


Dedicado al señor José Joaquín Ortiz

 

 


Tu incesante rumor vine escuchando        
desde la cumbre de lejana sierra;        
los ecos de los montes repetían        
tu trueno en sus recónditas cavernas.        
Juzgué por ellos tu raudal, fingíme                                                         5    
tras vaporoso velo tu belleza,        
y ya sobre tu espuma suspendido,        
gozo en ahogar mi voz en tu bramido.        

¡Qué mísera ficción! Quizá en mis sueños        
he recorrido tus hermosas playas,                                                       10    
en esas horas en que el cuerpo muere        
y adora a Dios en su creación el alma;        
que sólo dejan en la mente débil        
pálidas tintas y memorias vagas;        
pero te encuentro grande y majestuoso,                                               15    
rey ponderado del desierto hermoso.        

Bajo el techo de musgos y de pancas        
abrigo del viajero solitario,        
el rudo y fatigoso movimiento        
de tus ondas veloces contemplando,                                                    20    
del fondo de las selvas me traían        
las auras tus perfumes ignorados,        
mezcla del azahar y del canelo,        
gratos aromas de mi patrio suelo.        

Entonces una lágrima rebelde                                                                25    
humedeció mi pálida mejilla        
dulce como esas que a los ojos piden        
caros recuerdos de felices días;        
elocuente, si hay lágrimas que encierren        
la historia dolorosa de una vida;                                                             30    
aquí llevola indiferente el río,        
murió como las gotas de rocío.        

Eres hermoso en tu furor: del monte        
lanzado en tu carrera tortüosa,        
vas sacudiendo la melena cana                                                             35    
que los peñascos de granito azota;        
y detenido, de coraje tiemblas        
columpiando al pasar la selva añosa.        
Las nieblas del abismo son tu aliento        
que en leves copos despedaza el viento.                                              40    

¿De dó vienes así desconocido        
con tu lujo y misterios? ¿Gente indiana        
hacia el Oriente tus orillas puebla        
en verdes bosques y llanuras vastas,        
cuyo límite azul borran las nubes                                                          45    
que en el confín del horizonte vagan?        
Dime, ¿esas tribus que do naces moran        
viven felices o miseria lloran?        

Pienso que a orillas del raudal velado        
por grupos de jazmines y palmeras,                                                     50    
púdica virgen de esmeraldas ciñe        
su negra y abundante cabellera;        
y acaso el homicidio sangre humana        
a los cristales de tus linfas mezcla,        
y al odio y al amor indiferente                                                                55    
confunde sus despojos tu corriente.        

Vi al pescador de los lejanos valles        
tus peñas escalando silencioso,        
la guarida buscando de la nutria        
y el pez luciente con escamas de oro;                                                 60    
contome hazañas de su vida errante        
sentado de mi hoguera sobre el tronco;        
le vi dormir el sueño de la cuna        
y envidié su inocencia y su fortuna.        

La fúnebre viragua repetía                                                                   65    
sus trinos que saludan al invierno        
y luces de topacio y de diamante        
te daba del relámpago el reflejo;        
en las cavernas tu rumor ahogando        
tristes gemidos modulaba el viento:                                                     70    
así admiré tu pompa y hermosura        
entre las sombras de la noche oscura.        

Viajero de regiones ignoradas,        
¡Ay!, ni una sola de tus ondas crespas        
a encontrar volveré, ni de mis pasos                                                   75    
en tus orillas durará la huella.        
Más celosa que el tiempo que convierte        
ricas ciudades en llanuras yermas,        
guarda natura su secreto al hombre        
y do escribirle osó, borra su nombre.                                                  80    

Como burbujas en tu manto llevas,        
irán los soles sobre ti pasando,        
y te hallarán los de futuros siglos        
como hoy undoso, transparente y raudo.        
No existirá ni la ceniza entonces                                                          85    
de mí, que rey de la creación me llamo,        
y si guarda mi nombre el mármol frío,        
lo hollará con desdén el hombre impío.        

Más felices las flores de tu orilla,        
nacen, al aire su perfume exhalan,                                                       90    
marchitas ya, se mecen en la espuma,        
y mil, más bellas, sus capullos rasgan;        
más felices tus ondas, al océano        
van a gemir en extranjeras playas;        
y yo con mi ambición, pobre y proscrito,                                             95    
de mi raza infeliz purgo el delito.        

 

 Pertenece a: Poesías de Jorge Isaacs, Bogotá, Imprenta de "El Mosaico", 1864. Recuperado de http://www.cervantesvirtual.com/portales/jorge_isaacs/obra-visor/rio-moro/html/

 

Cargando...
Cargando...

Eventos

  • octubre
Acerca de este Portal Nexura