Tamaño de letra
Interlineado
Espacio entre palabras
Color de fondo y texto de la página

Saulo

Saulo
Jorge Isaacs


Todo debe ser amor.

Francisco Josef de Caldas                   


Al ciudadano General Julio A. Roca, Presidente de la Confederación Argentina.

A vos, hijo leal y preclaro servidor de la República, me atrevo a dedicar estos cantos -culto a lo bello, a la verdad y a lo excelso-, temeroso aún de que la ofrenda de mi gratitud al libre y grande pueblo que gobernáis sea mísera en el templo de sus glorias.

Recibidla, Señor, y presentádsela a nombre mío, si merezco tamaña honra; y decidle que si al fin llega el ya temido y acaso inevitable día en que suelo colombiano les niegue hasta una fosa a mis cenizas, mis huesos se estremecerán de orgullo y de placer al tocarlos la tierra que cubre los de Belgrano y Rivadavia.

Deseo que seáis siempre digno del amor y galardones de vuestros compatriotas, y así enseñanza solemne y ejemplo de sabiduría, abnegación y entereza, condiciones y virtudes de que tanto necesitan en la época actual los gobernantes y tribunos de las repúblicas ibero-americanas.
 

Jorge Isaacs.


Bogotá, 1.° de marzo de 1881.

 

Saulo


Canto primero

Siempre te he profesado, a la faz del mundo entero, un amor sin límites. [...] Bien sabe Dios que bastaba una palabra tuya para que yo no vacilara en precederte o seguirte, aunque hubiera sido a los abismos infernales​

Heloísa.                   

 


I

-Me la figuro en ti; ¡ya la comprendo!        
Arcángel y mujer, casta y ardiente...        
Safo en el alma, Débora en la mente,        
con el amor humano enamorada,        
ciega de amor y trémula sintiendo                                                                    5    
ósculos de los ángeles que tocan        
sus sienes y la veste inmaculada.        
Eres tú como fue; ¡ya la imagino!        
Son tus risueños labios, que provocan        
mi sed de ti, los dulces labios suyos;                                                              10    
en la luz y tinieblas de sus ojos        
hubo auroras y noches de los tuyos,        
tristes y esquivos en eternos días...        
Abrasadores en las noches mías.        


II

Asemejose a ti: leve la veo,                                                                             15    
      de Psiquis y Diana,        
      de Bethsabé y Susana        
conjunto y vida que forjó el deseo,        
      cruzar el bosque umbrío        
al resplandor de fúlgidas estrellas;                                                                  20    
      y las auras perfuma,        
y la siguen los céfiros del río        
buscando flores do dejó sus huellas...        
Mas remóntase huyendo en la neblina        
de la selvosa soledad aliento,                                                                         25    
y la llama ya en vano el pecho mío,        
y en el éter la busca el pensamiento...        
¿Suspirabas? ¿Hablé?... ¿Silbó en la brisa        
que del velamen desplegó las alas?        
¿Qué acallados sollozos...? ¡Heloísa!...                                                        30    
¿Qué de su seno y su regazo exhalas?...        
¿Es que tu amante corazón la nombra?        
       ¿Eres ella?... ¿Es su sombra        
la que en mis brazos anheloso estrecho        
al comprimirte así sobre mi pecho?                                                              35    


III

Ideal, bien perdido o esperanza...        
Dichas..., presentimientos, remembranza        
del vivo amor que con el alma vive,        
que en misteriosa adoración recibe        
      del genio de los dolores                                                                          40    
y en la tumba del mártir riega flores...        
Aroma errante del Edén llorado...        
      Ensueño delicioso        
      del poeta israelita,        
en el idioma noble y sonoroso                                                                      45    
del idumeo y de David cantado.        
Sulamite, la reina en los vergeles        
      de Salomón orgullo,        
de sus morenas vírgenes dechado:        
panal de limpias y rosadas mieles...                                                            50    
       Entreabierto capullo        
del rosal más oculto y oloroso        
en los huertos del Líbano sagrado:        
mansa paloma de doliente arrullo        
del Sanir en las cumbres cautivada,                                                           55    
      que enamorando llora,        
y tiembla, de su dueño acariciada,        
en los follajes que la tarde dora:        
o es Ruth la de Moab, hoy errabunda,        
indigente, sedienta, escarnecida...                                                             60    
Respigando entre zarzas junqueras        
al teñir de la noche espigas hueras        
en el agrio desierto de la vida...        


IV

¡Heloísa infeliz!... ¡Sé lo que ansiaste;        
mi desgracia y orgullo es comprenderte!...                                                65    
Si es humano el amar como tú amaste,        
mi corazón pudiera merecerte,        
saciar la eterna sed que no saciaste,        
con tu amor infinito poseerte...        
Y, ¡ah!, sólo al fin los brazos de la muerte                                                  70    
quisieron recibirte... ¡y la imploraste!        
En la sublime inmensidad perdido        
del océano y los cielos, la grandeza        
de tu dolor y de tu amor ya mido,        
cerca de Dios, aquí donde la alteza                                                           75    
del humano poder es irrisoria,        
y bruma su saber, ¡polvo su historia!        


V

Aquí, cerca de él, eterno y grande        
      como nunca la mente,        
      sorda, ruda, imponente,                                                                       80    
de ser humano concebir podría...        
Le adoro en ti, mi alivio y alegría,        
luz y primor de todas sus hechuras;        
y comprender me es dable la agonía,        
la soledad... el luto y las torturas                                                               85    
de aquel inmenso corazón que gime,        
quemando las entrañas de la tierra,        
bajo el pie de la muerte que le oprime        
en la tumba sagrada que lo encierra.        
¡Óyelo palpitar!... Vive del hombre                                                            90    
      en lo bello y fecundo,        
en todo cuanto enseña lo divino        
de su numen, su öbra y su destino;        
en ti, santa poesía, fe sin nombre,        
confidencia dë ángeles al mundo,                                                             95    
columna luminosa en el desierto...        
Fuente de Horeb brotando en el camino,        
donde la ansiosa humanidad abreva        
amor y vida y esperanza nueva.        


VI

¡En esta inmensidad lo inmenso cabe!                                                    100    
       En abismos sin fondo,        
aquel dolor cruelísimo y tan hondo...        
Que compararlo el alma nunca sabe;        
y aquí bajo la bóveda del cielo        
que en la vasta extensión del horizonte                                                  105    
no limita la cúspide de un monte,        
ni flotante jirón de leve nube        
que de la mar a las estrellas sube,        
      caber tan sólo pudo        
de aquel amor el infinito anhelo...                                                             110    
De aquel amor que condenó sañudo        
a mudez, orfandad y penitencia...        
El vano amor a mentirosa ciencia.        


VII

¡Vanidad! ¡Vanidad!... Y del olvido        
      apenas ha podido                                                                               115    
salvar el nombre del ingrato amante        
la que tanto hechicera y amorosa        
y de las núbiles gracias radiante,        
concediole sin tasa las delicias        
      de mortal no soñadas;                                                                       120    
      y su velo de esposa        
y del hijo del alma las caricias,        
      a ocultas disfrutadas,        
cambió por el sayal y los cilicios...        
      ¡Sacrílega inocente!                                                                          125    
Ufana de tan duros sacrificios        
porque de envidia y odio el anatema        
ni una hoja marchite en la diadema,        
gloria del bardo, y gala de la frente        
que ósculos de la virgen fecundaron                                                      130    
y de la mártir lágrimas bañaron        
      en horas de venturas,        
de embriaguez, de abandono y de ternuras.        


VIII

¡De otro amor inmortal, presentimiento!...        
¡De un bien perdido, mustia remembranza!...                                         135    
Panal de limpias y rosadas mieles...        
Mansa paloma de doliente arrullo...        
      entreabierto capullo        
del rosal más oculto y oloroso        
de Tadmor y sus cármenes vedados...                                                  140    
       Ensueño deleitoso...        
¿Lloras?... ¿Por ti? ¿Por mí? Deja que aspire        
el olor de tus bucles destrenzados,        
que en tu seno castísimo respire        
los aromas por mí sólo aspirados.                                                          145    
       Perdona que delire:        
      ¿no deliro de hinojos,        
sumiso esclavo de tus negros ojos?        
«Sed tengo»... Sed de amor que en ti se calma:        
no niegues a mis ósculos tu llanto...                                                        150    
¡Sacia esta sed que me devora el alma!        


IX

      Del regazo mullido        
rodó a tus plantas el poema santo:        
de ese amor infeliz cuentan la historia        
      al mundo envilecido,                                                                          155    
de torpes Mesalinas ruin escoria,        
las inmortales páginas que huellas        
      bajo el níveo ropaje,        
de niña tu rencor cebando en ellas.        
      Dámelas, Olga mía,                                                                          160    
de los chilenos campos lozanía,        
mi orgullo, mi deleite y embeleso,        
y en cambio... ¡Loca!... ¡Sí!, mi más amante,        
hondo y ardiente y prolongado beso.        


X

¿Sabes, mi dulce amor, sabes si un día                                                165    
estos mares, sus olas y sus vientos        
tu lloro, mis delirios, tus acentos        
      revelarán al mundo,        
doliente, lastimado gemebundo,        
al saber nuestro amor y sus tormentos?                                               170    
      ¿Sabes si peregrinos        
de región en región, de clima en clima,        
      pedirán nuestras fosas        
a las palmeras del desierto umbrosas        
bardos del Aconcagua y del Tolima?                                                     175    
¿Sabes si las zagalas sin ventura        
pedirán a los cielos tu hermosura        
y el divino poder de tu mirada?        
      ¿Si a mi mente inspirada        
por ti, sólo por ti, los trovadores                                                            180    
numen demandarán en sus dolores?        


XI

¿A dó vamos? ¡No sé! ¿Tú lo adivinas?        
¿Del Guayas a morar en las riberas?        
¿Del Cali rumoroso en las colinas?        
¿Del adormido Funza en las praderas?                                                185    
¿Del Aures en las faldas montesinas?        
¡A dónde al fin!...        
-Yo... ya... donde tú quieras.
-¿Y ofende tanto amor leyes divinas?        
-¡Gozosa moriré donde tú mueras!        
La envidia vil y el vulgo, soberanos...                                                    190    
Que venden su sanción si paga el oro.        
-Las joyas de mi cuello y de mis manos...        
Y nada para mí, sino el tesoro        
De tü alma que hirieron inhumanos;        
nada más para mí, ¡porque te adoro!                                                    195    


XII

-¿Ves cómo cruza en fatigosos vuelos        
pareja solitaria de gaviotas        
la negra mar bajo los limpios cielos,        
por tormentas del Sur las plumas rotas?        
Tal vez de Magallanes en los hielos,                                                      200    
sobre el cano peñón de islas ignotas        
en el nido dejando los hijuelos...        
Proscritas van a playas tan remotas.        
¡Vamos así! ¿No ves en lontananza,        
en el vago confín del horizonte,                                                             205    
pequeño, ¡ay!, más cuanto la nave avanza,        
un punto..., de tu patria último monte?        
-Pero me quedas tú, mi bienandanza,        
mi universo, mi vida, ¡mi esperanza!        


XIII

-¿Cítaras y laúdes?... ¿Qué murmurios                                               210    
de lo etéreo y lo hondo en los abismos?...        
       ¿Qué divino concento        
      vuela..., vaga, suspira        
en las fugaces ráfagas del viento,        
y en lo insondable de la noche expira                                                   215    
como ahogado en tristísimo lamento?        
¿Oyes?... ¡Oye! Retorna... ¡crece, crece!        
Y en la oleada lejos desfallece.        
¡Es Dios! ¡Es Dios! Contémplale; nos mira:        
legiones invisibles de su trono                                                               220    
vuelan a tu redor: riza las ondas        
el roce de sus alas, y diademas        
de aljófar y diamantes les ofrece        
la estremecida mar en sus olajes,        
y vienen murmurando... ¡escucha!        
-¡Escucho!...                                                                                          225    
-De la región sidérea en las alturas,        
en el terral que perfumado pasa,        
en el ronco fragor de la rompiente...        
¡Es Dios! Es Dios... ¡Es Dios omnipotente!        


XIV

Adórale: te admira                                                                                 230    
a ti de su creación gala y señora...        
Con mi amor, a tus pies puso esta lira;        
      y el estro que me inspira,        
es tu mirada negra y soñadora.        
Si tus ojos en lágrimas se anegan,                                                       235    
la noche gime, los luceros ciegan,        
el cielo, antes azul, contigo llora;        
y he visto que sonríe, si sonríes,        
de la tierra en las rosas y alelíes.        


XV

      Sombra son de su mano                                                                240    
¡Estas noches sublimes del oceano...!        
      Y él la frágil proa        
      guía de nuestra nave,        
      y él, cuyo soplo breve        
pudiera convertir el universo,                                                               245    
el universo todo en bruma leve,        
      con hálito suave        
sobre linfas de ópalo y zafiro        
en la marina pampa el leño mueve;        
y a mí te dio, perfume que respiro,                                                       250    
raudal do el alma enardecida bebe        
para siglos de amor, ciega, insaciable,        
de los hombres burlando el odio aleve,        
      ¡Delicia inagotable!        


XVI

El que soles innúmeros inflama                                                            255    
del espacio infinito en la tiniebla,        
      y de mundos la puebla        
en que sus dones próvido derrama;        
el que creó más astros que burbujas        
hierven del torvo mar en los olajes,                                                     260    
      cuando iracundo brama        
espantoso en sus ímpetus salvajes...        
Nos ve, nos oye, te bendice y ama.        
-¡Y tú su imagen, mi Señor!        
-¡Locura!
¡Blasfemia del humano desvarío!                                                        265    
Apoteosis de materia impura,        
¡Risible vanidad del hombre impío!        


XVII

Fue Dioema: quizá del blondo estío        
      en las noches rientes,        
a los pies de Rael, bajo las frondas                                                     270    
de gigantes laureles y de lotos,        
      oasis de las ondas        
del Gehón y sus cisnes indolentes.        
Al oírse la cítara de oro        
del hijo de Jubal en el desierto,                                                           275    
despiertan en las vastas soledades        
      agrestes ruiseñores,        
y en deliquios de amor lloran las flores:        
agítanse, soñando, en la espesura        
áureas palomas, y su amante arrullo                                                 280    
de ribera en ribera repetido,        
y de amor en amor, de nido en nido...        
Desmaya en el ondear de las colinas,        
lejos entre las nieblas azulinas...        


XVIII

Mujer, ¡toda mujer, toda belleza!                                                        285    
Ni lodo ni proscrita pecadora,        
ni cómplice de mal ni malhadada;        
los deleites y vida que atesora        
      la dio naturaleza,        
y fue para el amor y el bien creada.                                                  290    
Esas formas purísimas bruñeron        
a la bermeja lumbre de la aurora        
las linfas del Gehón y sus espumas,        
y vírgenes esclavas las ungieron        
con óleos de azahares y de nardos.                                                295    
Reclinada en cojines de vellones,        
      melenas de leones,        
sobre sedosas pieles de leopardos,        
vienen de los jazmines y palmares        
canarios juguetones                                                                         300    
a picar sus ajorcas y collares;        
y las ocultas y mejores perlas,        
      -tan granadas al verlas-        
recoge la paloma favorita        
      con maternal cariño                                                                   305    
en el nido de rosas y de armiño,        
y sobre el seno túrgido palpita...        


XIX

Burlan los tulipanes amorosos        
su corta veste si en los bosques vaga,        
y tiéndense a sus plantas humildosos                                            310    
los ciervos, y lamiéndolas le adulan,        
si el dardo volador herir amaga:        
       dë ella en los acentos,        
      hay trinos que modulan        
      los turpiales canoros,                                                                315    
murmullos de raudal, risas y lloros,        
amante frenesí que blando halaga...        
Sollozos de placer, dulces tormentos...        
Suspiros de la tarde que se apaga.        


XX

Ya del muelle avestruz, sobre lo blando                                         320    
del lujoso plumón, salta ligera,        
y cruza como a vuelo en su carrera        
la riscosa y vastísima llanura,        
descogidos al viento los cendales,        
arreboles purpúreos y de ámbar,                                                   325    
tocado de la libre cabellera,        
de los hombros y el cinto virginales.        
Ya pensativa, en dejadez, ardiente...        
Con sigilo se asombra en la espesura        
de lianas y cedros colosales.                                                         330    
¿Qué adivina? ¿Qué sufre?... ¿Qué presiente?...        
Del remanso en los límpidos cristales        
con ansia, sin testigo, sin zozobra        
      contempla su hermosura...        
El manto de la noche, sus cabellos:                                               335    
el lujo sideral de las de Oriente,        
sus tinieblas, arcanos y destellos        
sobre las aguas del Phisón tranquilas,        
      en las brunas pupilas:        
como tintes del alba ruborosa...                                                     340    
Y el nácar y encarnado pudibundo        
      del caracol marino,        
al rodarse la veste que desata        
      la mano temblorosa...        
¡Qué deidad!... Del remanso en lo profundo                                  345    
Se estremece el trasunto peregrino.        
¿Para qué fue creada tan hermosa?...        
Esos lánguidos ojos que la ofuscan...        
Esos húmedos labios que sonríen...        
La besan los plumajes de las cañas,                                             350    
las ovas florecidas y espadañas:        
picaflores en ella mieles buscan...        
Y del peñasco enhiesto en los festones,        
mirándola revuelan los alciones.        
¿Qué susurros y olor en el ambiente?...                                       355    
      El bosque la respira...        
Nimbo el rayo la da del sol poniente,        
la soledad en éxtasis la mira...        
¿Qué alienta? ¿Qué adivina? ¿Qué presiente?        
Hay gérmenes de Dios en sus entrañas:                                     360    
hay para siglos numen en su mente:        
hierve en sus venas sangre de legiones...        
Es luz, amor, clemencia... gloria, gozo...        
Hay en su seno savia de naciones:        
¡es lágrimas..., es madre, es alborozo!                                        365    


XXI

       -¡Saulo!... ¡Saulo de mi alma!        
-¡Heloísa!... ¡Dioema: fue Dioema!        
Resonaba la cítara de oro        
del hijo de Jubal, cuando la luna        
en los remotos mares se adormía,                                               370    
      y del cantar sonoro        
la deleitable y férvida armonía,        
      que en mudo arrobamiento        
oyó en los antros el nocturno viento        
      vibrante y poderosa,                                                               375    
Ya trémula, voluble, vagarosa...        
En acordes dulcísonos desmaya.        
¡Solos están allí con su ventura!        
Él, Señor de la tierra, esclavizado;        
ella, ensueño de Dios... ¡tan bella y pura!                                    380    
Solos están allí sobre el collado        
de las lejas orillas atalaya,        
cabe los troncos del florón ingente        
de dátiles y erguidos cinamomos,        
      verdescura corona                                                                385    
de la eminencia que a vecina playa        
deja caer su manto de gramales        
y juncos odoríferos y aromos        
a hundirse del Gehón en los raudales.        


XXII

Yace el laúd en el lozano césped.                                               390    
      Absorta y errabunda        
      del bardo la mirada        
en la espléndida bóveda y profunda        
      de los cielos turquinos,        
aún le escucha Dioema enajenada;                                            395    
y anhelantes los labios purpurinos,        
altos sobre él y en éxtasis los ojos,        
la dicha en ellos... y en su queja enojos        
abandónase al brazo que circunda        
su talle delicioso y lo cimbrea,                                                     400    
y quedísimos ruegos balbucea...        


XXIII

-Toma... ¡tañe el laúd! ¡Ah!, ¡si no me oye!        
¡Ni fuiste nunca mío!... Y yo le veo        
Aún dormida... y le llamo...        
Y tuya, toda tuya... te deseo.                                                       405    
En mí... por ti... por mí... ¡porque të amo!        
¿Qué escucha? ¡Ni me siente..., ni respira!...        
¡Deja..., deja!... más blandos que los tuyos        
son abrazos de madre, y en los suyos        
ni me quemo ni ahogo...                                                               410    
Noema te aborrece, te maldice        
porque me haces llorar..., porque derramo        
de lágrimas raudal, y desahogo        
así en su seno mi dolor... ¿Qué sueñas?...        
¡Son tan bellos los ángeles!... ¿Qué hice,                                  415    
recelosa, severa, dura, esquiva...,        
para que sólo entre mis brazos viva?        
Muy hermosos los ángeles... ¡y cantan!        
¿Que linda soy como ellos Sella dice?        
Sus fulgores a réprobos espantan...                                          420    
Son de espumas, de lumbre..., aromas y oro...        
Dormida yo los vi: cítaras tienen,        
alas de cisnes... ¡y a escucharle vienen!        
¿Del sol? ¿De los luceros? ¡Ah! ¿De dónde?        
¡No lo sé! ¿Sí lo sabes?... ¡No responde!...                              425    
Dilo, dime, Rael... ¿Es de la luna?...        
Si tú no me amas... ¡no!, ¡nunca me amaste!        
Y mi amor de mujer ya te importuna:        
¡vuélveme así a engañar cual me engañaste!        
Y en poseerlo el corazón se empeña...                                     430    
¡Un ángel lo enamora, y me desdeña!        
Bajan de noche... y con las sombras huyen.        
¿Viniste tú de allá?... ¿Cuándo? Tu cuna        
de oro bello de Cólchida y marfiles        
      meció la madre mía                                                              435    
      de Henoch en los pensiles,        
junto de aquellas torres que derruyen,        
hoscas, en pie, gigantes todavía,        
el simoún rabioso y las tormentas...        
Y allí vieron tus ojos luz del día.                                                 440    
¿Cuándo?... Si ayer no más, él rapazuelo        
y yo a su hombro, por los altos montes        
      nos íbamos errantes...        
Y yo para sus sienes recogía        
convólvulos azules como el cielo...                                            445    
¡Ay!, ¡me amaras ahora como enantes!...        
Y mis pies, que jugando le negaba,        
con sus calientes labios enjugaba...        
tan risueños entonces... ¡tan amantes!        
¡Desventurada! ¡Aymé! Sí: se figura                                         450    
acercar a su pecho la hermosura        
hechicera inmortal que le sonríe,        
que robole a mi amor y mi ventura.        
¡No en mis brazos la invoque y desvaríe!        
En lágrimas se anegue mi sollozo...                                          455    
¡No!... ¡Tu juguete soy, y ella tu gozo!        
¡Despierta, que me ahogas!... ¿Qué murmura?        
Hijas de Seth así nunca nacieron:        
alas sólo de arcángel no tenía...        
¡Dios quizá!... ¡Dios quizá!... Tu dulce madre,                         460    
de nácar, bdelio y rosas parecía        
conjunto deleitoso... ¡hasta la dieron        
su sonreír las hadas!... ¡Ay!, ¡perdona!        
Ciega fui por tu culpa... ¿Qué me quieres?        
Ya tu esclava sumisa no ambiciona                                          465    
tanto bien... ¿Mis abrazos? ¿Muchos? ¡Mucho!...        
¿Ves ángeles mirándome en la umbra?...        
A tus plantas mejor... Aquí te escucho...        
¿Es verdad?... ¿Yo? ¿Verdad lo que profieres?        
¿Qué del cielo en tus ojos se traslumbra?...                            470    
¡Si no el Dios de Lamech, su imagen eres!        


XXIV

Corolas sacras de las brunas noches        
en las selvas del Indo, así despiden        
luz y fragancias al romper sus broches,        
y al cálido aquilón besos le piden.                                             475    
De súbito Rael hundió en aquellos        
húmedos ojos que a la noche afrentan,        
de su espíritu ardiente y luminoso        
el raudal de vivísimos destellos:        
como dos universos que se miran...                                         480    
       Los labios fuego alientan:        
dos nubes inflamadas que se tocan...        
Los pechos, casi ahogados, fuego aspiran:        
suspiros que nacientes se sufocan...        
Ya no se ven, no se oyen... Todo calla:                                    485    
no hay hoja que no tiemble en los ramajes,        
no hay inodora flor en los boscajes,        
no hay aura que no escuche... Y cuando estalla        
de Dioema en los labios suspirosos        
el infinito beso... se oscurece                                                    490    
      la noche estremecida,        
y los vela con tules vaporosos.        
Como en la mar el noto se adormece,        
al poder de los cielos ya rendida,        
cuando airada tormenta desfallece.                                          495    


XXV

Esos labios, rubor en los oteros        
de los granados y claveles rojos,        
blasfemaron así como blasfema        
      tu boca dulce y mía,        
tan dócil al reír de mis antojos...                                                500    
Más dócil que la boca de Dioema        
a los deleites de Rael sería.        
-Más tuya... ¡más!... ¡Hoy quema        
      tan hondo tu mirada!...        
Dejárasme decir... ¿Lo dijo impía,                                              505    
ante aquel semidiós anonadada,        
      mujer enamorada?        
¡Yo siento y sé que la verdad decía!        
Esto... acerba piedad en la ironía        
que tu semblante plácido demuda...                                           510    
      ¡Abrázame y sonríe!        
Perdónale a mi amor que te porfíe:        
¡si yo quiero creerte, y sólo él duda!        
      Y entonces... ¿cómo eres?        
¿De la suprema voluntad creadora                                            515    
hay un poder en ti que a humanos seres        
      nunca les fue otorgado?        
¿Amor? ¡Todo mi amor!... ¿El divo numen?        
¿Fuego que purifica? ¿Germen...? ¿Tea        
que en la espantable oscuridad flagrea?                                    520    
¡Yo lo sé! ¿Y antes?... ¡Antes! ¿Lo he soñado?        
¿No es ilusión? ¿Tú sabes?... ¡Ya te creo!        
¡Te amé!... ¡Mucho te amaba! ¡Me has amado!        
¿Por qué de ti arrancarme pudo el hado?        
¡Amor, germen y luz... yo te poseo!                                            525    
       Ciega..., ciega te sigo;        
Y me alces a los cielos, o iracundo        
abismo de los réprobos devore        
lo que hay de humano en mí... mientras no llore        
      tu desamor el alma                                                                530    
compadéceme y nunca... ¿Qué te digo?...        
¡El Infierno mi Edén será contigo!        


XXVI

-Espíritu que va de mundo en mundo        
por el espacio sideral inmenso        
      de penumbra en penumbra                                                   535    
do la incontable humanidad habita,        
es lo que amas en mí y en ti deslumbra:        
de la obra al Creador; de lo profundo,        
informe, oscuro y misterioso, surge;        
de amor divino y del amor humano,                                            540    
su esencia, forma y fin son el arcano:        
ledo, débil y torpe... ya suspenso        
al borde de la nada, es como el ave        
que implume, el vuelo maternal imita        
      en el nativo soto                                                                     545    
y admira lo azulado y lo remoto        
del horizonte que cruzar no sabe:        
ya en ascensión gloriosa, ya en descenso...        
       Ya indeciso se agita:        
¿ama, obrero del bien? Es luz y canto.                                       550    
¿Duda?... En noche de horror se precipita.        
Odia, genio del mal, e infunde espanto.        
Caído... ante el fetiche se prosterna.        
¡La escala de Jacob es infinita!        
¡La lucha de Jacob es lid eterna!                                                 555    


XXVII

-¡Yo puedo!... ¡No me dejes!... Ya diviso        
la senda luminosa que señalas:        
llévame de tu Dios al Paraíso;        
a ti y a mí nos servirán tus alas.        
¡Estréchame en tus brazos!... ¡No supiste!                                560    
¡No sabes!... Le imploraba y él no quiso        
hacer contra tu amor mi virtud fuerte:        
llamándole mis labios... me venciste,        
y tu amante locura y tu contento        
eran mi orgullo y dicha... ¡y mi tormento!                                    565    
Sólo tú me quedabas... o la muerte:        
¡todo mi amor para saciarte... o suya!        
¡La eternidad sin ti!... ¡La vida y tuya!...        
       Tu sublime demencia        
de amor, nunca en el mundo antes sentido,                               570    
o lo espantoso de la tumba fría...        
       ¡Tu maldición y olvido!        
       ¿Podrá ser que destruya        
lazos que Dios formó la ley impía?        
¿Podrase hacer que de tus plantas huya                                   575    
tu sombra bajo el sol del medio día?        
Álzame de tu Dios a la presencia:        
dile cuánto luché..., cómo inocente        
sobre el sepulcro de la madre mía,        
antes único amor de mi existencia,                                             580    
      nació tu amor vehemente...        
Tal vez en mis ensueños anhelado,        
      frenético, indomable...        
Dile que tú... que yo fui la culpable.        
      Si él, piedad y clemencia,                                                      585    
otro rebelde amor ha perdonado...        
¿Mujer que mucho amó fue perdonable?        
¡Como te amo, mortal nunca fue amado!        
       Tu Dios es mi testigo:        
¡llévame al cielo; sin temor te sigo!                                             590    


XXVIII

-El que soles innúmeros inflama        
del espacio infinito en la tiniebla,        
      y de mundos la puebla        
en que sus dones próvido derrama;        
el que creó más astros que burbujas                                         595    
hierven del torvo mar en los olajes,        
      cuando iracundo brama        
espantoso en sus ímpetus salvajes...        
¡Nos ve, nos oye, te bendice y ama!        
Son polvo rutilante de sus huellas                                              600    
en este cielo azul orbes y estrellas:        
a sus plantas, antorchas moribundas        
osorno erguido, a cuya sombra duermen        
las aguas opalinas de Llanquihue,        
y el Puracé de cárdenos fulgores,                                             605    
centinela de invictos lidiadores:        
su sonreír, las vividas auroras        
      de setiembre fragante...        
Su bendición, la paz en las cabañas,        
de tu valle nativo en las montañas:                                            610    
su ternura y piedad..., aquellas horas        
de júbilo y amor desde el instante        
      que tus labios altivos,        
orgullosos aún, mas ya no esquivos...        
      Dijeron... ¿Qué dijeron?                                                       615    
      Juraron... ¿Qué juraron?        
A tu rigor traidores, sonrieron...        
Y después de mi dicha... suspiraron.        


XXIX

Es urna de perfumes que traspora        
el excitante olor del nardo libio,                                                   620    
y el bálsamo destila que atesora...        
Es el ambiente regalado y tibio,        
humano, virginal, que de sus senos,        
de vida y flores y de aromas llenos,        
en las campiñas de Pubén exhalan,                                           625    
del vespertino sol bajo los rayos,        
      las vegas que, frondosos,        
recatan en sus sombras susurrosos        
los arrayanes y floridos mayos.        


XXX

Duerme tranquila que tu sueño espío,                                        630    
Y en cambio sólo aspiraré tu aliento,        
cual en las siestas plácidas de estío        
en los bosques del Maipo soñoliento:        
no les temas al piélago bravío        
ni de alta noche al huracán violento;                                           635    
como mi alma en tus ojos, amor mío,        
en la mar se contempla el firmamento.        
-Dormir es ya no verte..., y es morirme        
cuando más en mis ojos te embelesas;        
es a otro mundo, sin llevarte, irme...                                           640    
Hazme creer que te oigo como en esas        
horas tan dulces... tu pasión decirme:        
¡hazme sentir... soñar... que así me besas!        

 

FIN DEL CANTO PRIMERO

 
Pertenece a: Alicante : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2010. Recuperado de http://www.cervantesvirtual.com/portales/jorge_isaacs/obra-visor/saulo/html/
Cargando...
Cargando...

Eventos

  • octubre
Acerca de este Portal Nexura